Las últimas!
latest

728x90

República Dominicana tiene el relevo del voleibol garantizado

► Muchas ingresan al Proyecto influenciadas por el impacto de “Las Reinas del Caribe”

República Dominicana tiene el relevo del voleibol garantizado
Un grupo de jugadoras son captadas en momentos en que sostenían un partido de práticas

Santo Domingo.- Con 14 años y 6¥4 de estatura, Ana Iris Batista Taveras entrena duramente de lunes a viernes porque quiere ser parte de “Las Reinas del Caribe”. “Quiero ser como Bráyelin Martínez”, manifiesta sobre la espigada salidora de 6¥6 de estatura y nueva fuerza del voleibol dominicano.

Ana Iris es una de las más de 200 niñas, adolescentes y jóvenes integran el exitoso Proyecto Nacional de Selecciones Femeninas de Voleibol, una especie de laboratorio puesto en marcha en 1994 por Cristóbal Marte.

Por su tamaño salta a la vista en un deporte donde la “Operación Altura” es tarea permanente.

Un total de 10 entrenadores, encabezados por Mayo Sibilia y Ricardo Gioriver Arias, con ojos clínicos los dos, trabajan diariamente de 3:30 a 6:00 de la tarde enseñando y evaluando los mejores talentos.


Las niñas son aceptadas desde los siete años y remitidas a la joven entrenadora Ana Kiris Ferrer, quien focaliza las primeras enseñanzas en el voleo y la recepción con los antebrazos.

“El relevo está garantizado”, resalta Remigio Valdez, quien trabaja con el grupo que está en la franja de 14-15 años.

Influencias por “Las Reinas del Caribe”

Muchas ingresan al Proyecto influenciadas por el impacto de “Las Reinas del Caribe”, deporte de conjunto que mayores lauros ha obtenido para la República Dominicana en su historia.

De manera particular, llegan imantadas por los remates de Bráyelin y Bethania de la Cruz, por el juego bonito de Brenda Castillo, por el toque delicado de la acomodadora Niverka Marte o por el electrizante servicio y personalidad de Gina Mambrú, principalmente.

A menudo, arriban acompañadas por sus padres. Cuando son del interior del país las dejan residiendo en la mini-villa que se habilitó en la vieja instalación, donde se les suministra desayuno, comida, cena, becas de estudios y el pasaje.


También son fichadas por los entrenadores, como fue el caso de Ana Iris, a quien Nathaly Robiú “descubrió” en un supermercado de Megacentro y quedó impresionada por su tamaño y juventud.

De inmediato, la invitó a que formara parte del Proyecto de Selecciones Nacionales de Voleibol. En principio la idea no le agradó mucho, pero tras la insistencia de Nathaly, la convidó a que hablara con sus padres Arelis Jiménez y Osvaldo Batista, quienes de inmediato dieron el “okey”.

“La altura y la agilidad son dos de los aspectos que más tomamos en cuenta”, declara Gioriver, quien pasa largas horas mirando desde un banco las incesantes prácticas que se realizan en las tres canchas ubicadas en el anexo trasero del viejo Pabellón de Voleibol.

Mejor formadas

Doña Mayo, con más de 60 años vinculada al voleibol como jugadora y luego como entrenadora, destaca que cada vez más las jugadores llegan mejor formadas a las selecciones infantiles, juveniles U-20, U-23 y de mayores.

Citó el caso de la primera generación que entró al Proyecto, responsable de dar al país la histórica medalla dorada en los Juegos Panamericanos del 2003.

En ese grupo estaban la central Yudelka Bautista y la jugadora de punta Nurys Arias.


“Las dos comenzaron tarde. Nunca le habían puesto la mano a una pelota de voleibol”, enfatiza.

La primera fue recibida con 17 años y con 15 la segunda, pero fueron tan talentosas y eficiente el trabajo que se realizó con ambas que terminaron siendo de las mejores en sus posiciones en toda el área panamericana. En el caso de Yudelka, a nivel mundial.
___
Con información de: Listín Diario

¡Hola! Si te gustó, compártelo y síguenos en las redes sociales:
FacebookTwitterInstagramGoogle PlusRSS Feed
« Anterior
Siguiente »