Las últimas!
latest

728x90

Ven "claros indicios" de que Ana Julia Quezada mató a su propia hija

► La pequeña Ridelca, que tenía cuatro años, falleció al caer por una ventana de su casa en Burgos en 1996

Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz

España.- Ana Julia Quezada, la acusada del asesinato del pequeño Gabriel Cruz, podría estar detrás de la muerte de su propia hija, Ridelca, en 1996. Así lo cree la Guardia Civil, que ve "claros indicios" que permiten "ahondar en la hipótesis de que fuera la propia Ana Julia la que segara la vida de aquella menor", según viene recogido en un informe del sumario del caso Gabriel, al que ha tenido acceso 'El Periódico'. En el momento de la investigación, el caso se cerró como un accidente, aunque quedaron numerosas dudas que han hecho a los agentes llegar ahora a esta conclusión.


La niña, de cuatro años, llegó a España en las Navidades de 1995. Su madre ya se había instalado en Burgos en 1992, a donde llegó desde su país natal, República Dominicana, para buscarse la vida. En aquel momento convivía con Miguel Ángel Redondo, un camionero con quien se mudó y tuvo otra hija, Judit, y que estuvo de acuerdo en traer a España a Ridelca, fruto de una relación anterior de Ana Julia con un hombre de su país. Poco meses después de la llegada de Ridelca, se produjo lo que entonces se interpretó como un accidente fatal: la pequeña cayó desde la ventana de su vivienda a un patio interior.

Relacionado: Revelan grabaciones de Ana Julia Quezada antes de ser detenida

Ana Julia contó entonces que su hija sufría episodios de sonambulismo y se había precipitado al vacío sola sin que ella pudiera hacer nada. No obstante, en el informe que ahora ha salido a la luz se pone en duda esta versión y se señala "la dificultad de que una niña de solo cuatro años en estado de sonambulismo, que nunca había padecido, se precipitara desde un edificio". Máxime cuando la operación no parecía fácil. Para arrojarse por la ventana la pequeña tuvo que subirse primero a un mesa y abrir una doble ventana después. Según dice la Guardia Civil esto "requiere de cierta maña y fuerza". En cualquier caso en aquella ocasión los agentes no pudieron interrogar a Ana Julia, quien supuestamente era presa de una crisis de ansiedad.

Su pareja en aquel entonces se encontraba fuera de casa en el momento de los hechos, pues trabajaba en el turno de noche. Luego dijo que él no sabía nada del supuesto sonambulismo. Además, un pariente de Ana Julia contó a la Guardia Civil que "cada día contaba algo distinto" sobre el accidente. Se contradecía, por ejemplo, sobre si la ventana estaba o no estaba abierta.

Por otra parte, Miguel Ángel Redondo ha contado a la Guardia Civil tras el asesinato del pequeño Gabriel que él mismo padeció extraños episorios de fiebre alta mientras estuvo casado con Ana Julia. Llegó a ser ingresado dos veces en el hospital, pero nunca pudieron diagnosticarlo. Desde que cesó la convivencia esto no se ha vuelto a repetir. El camionero tenía un seguro de vida de la que su entonces pareja era beneficiaria al 50 por ciento y, tras conocerse el caso de Gabriel, transmitió a los agentes sus "sospechas, ahora, de que Ana Julia pudiera estar detrás de aquello".

Con información de: Hola.com


¡Hola! Si te gustó, compártelo y síguenos en las redes sociales:
FacebookTwitterInstagramGoogle PlusContactoRSS Feed
« Anterior
Siguiente »