Las últimas!
latest

728x90

Deportan dominicano que pasó 33 años preso por asesinar pareja de esposos en Nueva York

Luis Sánchez
Escrito por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Las autoridades migratorias de Estados Unidos repatriaron a la República Dominicana la semana pasada al dominicano Luis Sánchez, después de cumplir más de 33 años en la cárcel por el asesinato en 1983 de la pareja de James Herón y su esposa puertorriqueña Sonia, cuya familia lo acogió como desamparado en su hogar en Brooklyn.

El testigo principal de los asesinatos, Jamie Herón, hijo de James y quien tenía 10 años de edad, rechazó que Sánchez fuera deportado, diciendo que prefería que lo dejaran en libertad condicional en Estados Unidos, con las restricciones de lugar, porque en la República Dominicana estará en el paraíso.

Sánchez, enamoró a la madre de James, Petra Fonseca, quien le llevaba 30 años de diferencia en la edad, pero según su nieto, ella se tragó el cuento de que Sánchez la amaba.

Jamie, relató que Sánchez comenzó a crear problemas en la casa, por lo que le pidieron que se marchara y su respuesta fue sacar una pistola y dispararle a la pareja, matando al hombre de varios balazos, uno en el pecho y dándole uno de los tiros en la parte posterior a la mujer, que quedó parapléjica de por vida muriendo en 2016 a causa de los traumas por la herida.

Sánchez, estuvo preso en varias cárceles estatales de Nueva York.

“Mi papá me cayó a mis pies. Literalmente casi cayó sobre mí, recordó Herón. "Cuando lo levanté, fue cuando salió la sangre".

La abuela siguió al lado de Sánchez incluso después de que fue declarado culpable de asesinar a su yerno, y se casó con él en una boda en 1990 en la cárcel Green Haven en el condado de Dutchess.

Herón dijo que está atemorizado por su vida, incluso cuando Sánchez, de 66 años, sigue casado con su abuela de 92 años.

"Estoy asustado, simplemente por lo que hizo y por su justificación de los crímenes", dijo Herón, en una entrevista con el tabloide NY Post, refiriéndose a la afirmación de Sánchez ante una junta de libertad condicional de que disparó a la pareja en defensa propia.

"Si este tipo le hace algo a alguien más, me sentiré responsable", dijo Herón.

Calificó a Sánchez un doble asesino que destruyó a su familia.

Aunque Sánchez ha cumplido más de 34 años en prisión, Herón ahora busca justicia para Sonia, que quedó paralizada por el tiroteo y murió en 2016.

Un forense de Colorado dictaminó que su muerte fue un homicidio debido a complicaciones de múltiples heridas de balas.

Ahora Herón está presionando a la Oficina del Fiscal del Distrito de Brooklyn para presentar cargos de asesinato contra Sánchez.

"Estoy devastado, y espero que el fiscal de distrito lo acuse y lo ponga en prisión donde pertenece", dijo Herón.

Originario de la República Dominicana, Sánchez llegó a la familia Herón a principios de 1983, cuando estaba sin hogar y en bancarrota, según Herón.

Se mudó a Nueva York después de un período como guardia de seguridad en Puerto Rico, según las transcripciones de la audiencia de libertad condicional de Sánchez en 2018.

Herón dijo que su abuela se había divorciado recientemente y que se había mudado a Brooklyn unos meses antes de conocer a Sánchez, de 31 años.

"Mi abuela era como 30 años mayor, y él era un hombre sin hogar que acababa de llegar al país, y le dice que la ama, y ​​ella lo muerde", dijo Herón.

Sonia, entonces de 35 años, y James, de 27, estaban furiosos porque la madre de Sonia había permitido que un extraño que parecía no hacer nada más que causar problemas en sus vidas, estuviera viviendo con la envejeciente.

“En poco tiempo, las tensiones comenzaron a acumularse. Vivía allí gratis, y era bastante obvio cuáles eran sus intenciones, porque era muy joven y mi abuela era muy vieja”, dijo Herón. "Llegó al punto en que mis padres llamaron a la policía por él, porque dijo que iba a quemar la casa".

Mientras su madre se recuperaba del tiroteo en coma en un hospital de Manhattan, Herón fue enviado a Florida para vivir con el hermano de Sonia. Un año después, regresó para enfrentar a Sánchez en el juicio.

Su testimonio ayudó a condenar a Sánchez a 33 años más cuatro meses a cadena perpetua.

Herón dijo que pasó años sin ver a su madre, que vivió en el Hospital Gouverneur durante una década antes de ser trasladado a un departamento del Bronx. Estaba paralizada en todas las extremidades del tiroteo, excepto una, y requirió asistencia a tiempo completo de los asistentes de salud durante toda su vida.

Herón dijo que cortó toda comunicación con su abuela.

“Nunca le hablé a ella. La odiaba No pude lidiar con eso. No la he perdonado. No quería escuchar las explicaciones”, dijo.

Heron dijo que se sorprendió al saber en enero que Sánchez estaba programado para ser puesto en libertad, ya que había estado presionando al fiscal de distrito de Brooklyn para que emitiera un nuevo cargo de asesinato después de la muerte de su madre.

"Tenía la impresión de que estaban avanzando con un nuevo caso de asesinato y ¿solo para darme cuenta de que se iba a ir?", Cuando se le preguntó sobre el caso, la oficina del fiscal de distrito indicó que no haría un nuevo cargo de asesinato contra Sánchez.

"El acusado anciano en este caso ya pasó 34 años en prisión por disparar fatalmente a un hombre e herir a su esposa", escribió un portavoz de la fiscalía.

“La trágica muerte, así como la gravedad de las heridas de la mujer, se consideraron cuando recibió la larga sentencia. Ahora está deportado, y una nueva condena no habría resultado en una adición significativa al tiempo que ya había cumplido", agregó el Ministerio Público sobre Sánchez.

El aviso de enero de la liberación de Sánchez llegó a Heron con una carta de disculpa en la que el asesino de su padre afirmó que el tiroteo fue en defensa propia.

"Se enojaron y me atacaron y tuve que defenderme", escribió Sánchez en la carta escrita en 2016.

También afirmó que encontró a Dios en prisión.

"No estoy tratando de decir que soy la víctima, no, porque lo que hice fue contra la Ley de Dios y contra la Ley de los hombres", escribió. "Para mi redención, estoy trabajando por la gracia de Dios como diácono en la Iglesia Protestante en Otisville, Nueva York".

En 2016 a Sánchez se le negó la libertad condicional y se presentó ante la junta nuevamente en julio de 2018, cuando los miembros lo interrogaron sobre su relación con Fonseca.

A pesar de sus afirmaciones de encontrar a Dios, Sánchez tuvo numerosas infracciones en prisión, incluida una por acoso.

La junta negó la libertad condicional de Sánchez en los Estados Unidos, pero le otorgó libertad condicional solo para la deportación, un programa que permite a los funcionarios de inmigración estadounidenses liberar a los delincuentes que han cumplido sus condenas mínimas en sus países de origen. Las autoridades federales deportaron a Sánchez el martes a la República Dominicana.


« Anterior
Siguiente »